LA GENTE DEL LIBRO

LOS SEGUIDORES DE 'ISA AL-MASIH - Somos la gente de Las Escrituras.

¿Por qué la mujer cristiana no se cubre la cabeza?

1 Corintios 11:1-16

1 Sed imitadores de mí, así como yo del Cristo. 2 Y os alabo, hermanos, que en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones mías, de la manera que os enseñé. 3 Mas quiero que sepáis, que el Cristo es la cabeza de todo marido; y el marido la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza del Cristo. 4 Todo varón que ora o profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza. 5 Mas toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. 6 Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también; y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase (la cabeza). 7 Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios; mas la mujer es gloria del varón. 8 Porque el varón no es sacado de la mujer, sino la mujer del varón. 9 Porque tampoco el varón es creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. 10 Por lo cual, la mujer debe tener señal de potestad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. 11 Mas ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor. 12 Porque como la mujer salió del varón, así también el varón nace por la mujer; todo, sin embargo, sale de Dios. 13 Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto la mujer orar a Dios no cubierta? 14 La misma naturaleza ¿no os enseña que al hombre sea deshonesto criar cabello? 15 Por el contrario, a la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello. 16 Con todo eso, si alguno parece ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni la Iglesia de Dios.

Este pasaje ha generado varias interpretaciones en cuanto a este tema. Algunos han concluido que fue una práctica cultural de aquella época y que ya no se aplica hoy en día (v. 2,5-6,16). Otros han entendido que el cabello sirve como velo (v. 15). Hay grupos de cristianos que entienden que la mujer debe cubrirse la cabeza en contextos religiosos porque es un principio eterno de la Palabra de Dios. Algunos de estos últimos piensan que el principio es eterno, pero que el velo es un símbolo de ese principio... y el símbolo puede adaptarse a la cultura, siempre y cuando ese símbolo represente correctamente el principio divino.

Un análisis honesto del pasaje no permite descartar este pasaje como tradiciones no aplicables a nuestro contexto actual. La palabra empleada en el versículo 2(enseñar/entregar) es usada claramente para hablar de instrucciones divinas(1 Cor. 11:23). La palabra en versículo 2(instrucciones/tradiciones) no se refiere a costumbres o tradiciones en un sentido cultural y temporal, sino de intrucciones que son principios divinos (2 Tesalonicenses 3:6).

Tampoco podemos aceptar que el cabello de la mujer es lo mismo que el velo. En el versículo 15, el cabello de la mujer le da honor. En versículo 10 el velo es señal de potestad (autoridad) y es obligatorio. Pablo presenta a los dos como relacionados en el contexto de la presente enseñanza, pero no como idénticos.

El sentido normal del pasaje es que la mujer debe cubrirse cuando ora o profetiza públicamente. La razón tiene que ver con el orden divino, la creación, y los ángeles... y ningún grupo de cristianos de esa época lo cuestionaba. No encuentro ninguna otra parte de la Biblia que aclara exactamente qué significa lo de los ángeles, pero es obvio que no es una razón cultural y temporal.

Ahora, hay que preguntarnos, ¿El punto es cubrirse la cabeza? o ¿El punto es un principio eterno de Dios que tiene que ver con pudor y con sumisión al orden establecido por Dios?

(Esto no tiene nada que ver con inferioridad y superioridad.)

Hay que determinar si el velo es solamente un símbolo del principio... y que el símbolo puede variar según el contexto cultural, o si el velo y el principio son inseparables. El sentido normal del pasaje a primera vista sería que son inseparables. Pero si observamos con un poco más de cuidado vemos que no es así. Versículo 10 literalmente dice que la mujer debe tener "potestad" sobre la cabeza. No usa la palabra para velo. Por eso es obvio que el velo cubriendo la cabeza de la mujer es un símbolo de ese principio eterno. Podemos apreciar el significado del concepto de Pablo de "postestad" leyendo 1 Corintios 9:12. La mujer necesita respetar y someterse a la autoridad que Dios ha investido en el hombre como la cabeza de la familia (Efesios 5:22-24) y como la autoridad espiritual en la iglesia local (Tito 1:5-9). Cubrirse la cabeza fue una manera conocida y globalmente aceptada en las iglesias para demostrar ese principio eterno. También demostraba pudor y modestia.

Hoy en día cubrirse la cabeza todavía podría servir como un símbolo de ese principio eterno, siempre y cuando las iglesias lo reconocieran y enseñaran. Pero lo importante es vivir ese principio, no solamente aferrarse a un símbolo externo. Una mujer podría cubrirse la cabeza y totalmente despreciar a su esposo en su corazón.

Hasta ahora no he oído de muchas iglesias que hayan sugerido algún otro símbolo relacionado con este principio que exprese en forma visual... conocida, y globalmente aceptada... este principio eterno de Dios. Lo peor de todo es que muchas mujeres ahora ni siquiera reconocen el principio. Si no quieren usar el símbolo del velo, necesitan determinar qué símbolo utilizar. Los cristianos hacen mal al ignorar esta enseñanza de la Palabra de Dios.

Una nota: En la sociedad judía (y otras culturas) de esa época las mujeres llevaban velo/hijab cuando salían en público. Era la práctica normal. ¡Tanto más tenían que llevarlo en el culto religioso! Si una mujer no se cubría en público, era un acto de rebeldía e inmoralidad. Cuando Pablo aquí enfatiza cubrir la cabeza, no debemos suponer que solamente se limitaba al culto religioso. La libertad en Cristo no incluye rebasar los límites de pudor y decencia.

Otro punto: Todo esto también tiene que ver con mantener distinciones claras entre el hombre y la mujer. El hombre no debe vestirse como mujer, y la mujer no debe vestirse como hombre. Debe haber una clara distinción entre la vestimenta del hombre y la vestimenta de la mujer... ¡y tanto más en el culto religioso! Toda mujer que sea seguidora de Isa, sea muslima o sea de la gente del libro, debe vestirse con pudor y modestia, aunque elija llevar hijab o no.